Se puede asumir con toda seguridad que la hamburguesa es el alimento más popular del mundo, si no,  al menos, uno de los cinco primeros. Tal vez la pizza lo supera, pero probablemente no por mucho.

Los padres han sospechado durante mucho tiempo que sus hijos han sufrido un  lavado de cerebro por los anuncios en televisión cuando se trata de comida rápida.

Ahora la nueva investigación afirma que los logotipos de compañías como McDonald’s, Pizza Hut y Burger King están “marcados” en los cerebros de los jóvenes.

Según los científicos, las imágenes de resonancia magnética de los alimentos más apetitosos y que más placer dan a los niños revelan que se encienden cuando se muestran imágenes publicitarias de sus comidas rápidas favoritas.

El estudio  preocupa a los responsables de salud pública debido a que los establecimientos de comida rápida que dominan las calles principales de todas las ciudades sirven alimentos con alto contenido de sal, azúcar, grasa y calorías.

Parece que han aprovechado las áreas de “recompensa” del cerebro que se desarrollan antes de que los jóvenes aprendan el autocontrol.

hamburguesas

Utilizaron un escáner de resonancia magnética que controlaba los cambios en el flujo sanguíneo que aumentan cuando el cerebro se vuelve más activo. El análisis de las pruebas en niños de entre 10 a 14 años mostró que había una mayor actividad en partes del cerebro en los centros de recompensa y en la conducción y control del apetito.

La Dra. Amanda Bruce, líder del estudio, dijo al Independent: “La investigación ha demostrado que los niños tienen más probabilidades de elegir esos alimentos con logos familiares”.

“Esto es preocupante porque la mayoría de los alimentos que se comercializan a los niños no son saludables”.

El año pasado, los niños, de entre 6 y 13 años, participaron en investigaciones sobre el efecto de la exposición a los anuncios de televisión de productos alimenticios no saludables.

A los niños se les mostraron 10 anuncios de comida basura y luego se les pidió que eligieran entre tres opciones de comida que se describieron como “alta en grasa, alto en carbohidratos”, “alta proteína” y “baja energía”.

Opciones de alto contenido en proteínas tales como el pollo asado. Los de baja energía incluían alimentos como la ensalada.

A los niños se les mostró una serie de diez anuncios de juguetes y se les presentó un cuestionario similar.

Los resultados del estudio sugieren que los niños expuestos a anuncios de alimentos no saludables – en contraposición a los anuncios de juguetes – son mucho más propensos a mostrar preferencias alimenticias poco saludables.

Estos efectos fueron especialmente pronunciados entre los sujetos del estudio que normalmente veían más de 21 horas de televisión por semana.

A consecuencia de esto, las ventas de carne de vacuno orgánicas están aumentando rápidamente. Hace diez años, sólo quedaban unas cincuenta operaciones ganaderas de pasto en los Estados Unidos. Ahora hay miles.

Según el experto en envases alimentarios Francois Beyler de foodpacservice.com, mucha gente hoy, horrorizada por cómo los animales son tratados en las granjas de engorde, y deseando reducir su huella ecológica, está buscando alternativas más sanas tanto en las propias comidas como en los envases que los contienen. Como resultado, existe una tendencia decidida hacia los animales criados en pastos.

Por qué los niños son adictivos a las hamburguesas
4 (80%) 1 voto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here